CRÓNICAS DE RAFAEL SÁNCHEZ ARMAS

EUFEMIANO FUENTES ASESINO

En 1989, Ángel Cabrera Batista, alias "El Rubio", a tan sólo cuatro años de la prescripción del hipotético asesinato de Eufemiano Fuentes Díaz, se entregó a las autoridades españolas. ¿Por qué lo hizo? ¿Alguien lo engañó? Después aquel juicio un tanto raro y posterior condena. ¿Secuestró, asesinó y descuartizó a Eufemiano Fuentes Díaz tal como dijo la sentencia no recurrida de la Audiencia Provincial de Las Palmas? ¿Hubo asesinato o secuestro? ¿Secuestro o autosecuestro? ¿Secuestro a cargo del MPAIAC o autosecuestro para huir de las mafias del tabaco? ¿Mafias sólo del tabaco o también de la droga? ¿Problemas con Hacienda? ¿Estaba implicado el yerno mexicano Carlos José de la Torre Ochoa? ¿Por qué un policía antidroga, José Manuel Ledesma de la Cruz, estaba investigando un presunto secuestro y asesinato? ¿Qué sucedió realmente con aquel cacique isleño? ¿Formó parte de las "brigadas del amanecer" durante la guerra civil española? Preguntas, cojenturas, hipótesis. A principios del 2005 Ángel Cabrera Batista murió.


¿Familia ejemplar la familia de Eufemiano Fuentes Díaz? Según la sirvienta Dolores Hernández Almeida, el cacique isleño y su esposa Antonia Naranjo Suárez y el matrimonio formado por la hija Teresita Fuentes Naranjo y el mexicano Carlos José de la Torre Ochoa formaban una familia bien avenida, sin mácula. Sin embargo Eufemiano Fuentes Díaz estaba considerado un mujeriego de tomo y lomo y su hija Teresita coleccionaba amantes como los niños estampitas de futbolistas (algunos de sus posteriores amantes tuvieron hasta treinta y cuarenta años menos como reveló el policía José Manuel Ledesma de la Cruz, precisamente padre de una hija extramatrimonial de Teresita).


La ejemplaridad de la familia de Eufemiano Fuentes Díaz trascendió a otros miembros de la saga. El más conocido ha sido el sobrino Eufemiano Fuentes Díaz, médico deportivo. Pisó la trena (talego, prisión) por estar incurso en la "Operación Puerto", el más turbio asunto de dopaje en el deporte español. El juez terminó archivando las diligencias por no haber indicios de delito. Efectivamente el dopaje se tipificó posteriormente en el Código Penal a través de la Ley Orgánica 7/2006 de protección de la salud y de lucha contra el dopaje en el deporte. Eufemiano Fuentes Rodríguez, casado con la atleta Cristina Pérez Díaz (también envuelta en un presunto dopaje antes de participar en la Olimpiada de Seúl aunque nunca pudieron demostrarlo), salió indemne por los pelos. Pero ha dejado de ser médico deportivo y menos de la Federación Española de Ciclismo. Ahora trabaja como médico de familia en Las Palmas de Gran Canaria...


El otro pájaro de la saga Fuentes es Eufemiano Fuentes Martínez, también sobrino del cacique Eufemiano Fuentes Díaz. Cocainómano, niño litre (pijo, de familia rica) y asiduo a los burdeles de Las Palmas de Gran Canaria, en la madrugada del 8 de enero de 1994 conoció a la prostituta María del Carmen Diepa Pérez, de 23 años de edad. En el automóvil del sobrino de Eufemiano Fuentes Díaz se trasladaron a un apartamento suyo para realizar una sesión de sadomasoquismo. Eufemiano Fuentes Martínez se puso de droga hasta la coronilla. Estaba fuera de sí y pretendió apagar un cigarrillo en el pecho de María del Carmen Diepa Pérez. Ella se negó y el sobrino del cacique isleño le propinó un cabezazo y acto seguido la agredió con un objeto cilíndrico en la cara y en el cráneo. Fractura de los huesos de la nariz, herida contusa en la región parietal de 6 centímetros de longitud, desprendimiento traumático del cabello en las regiones parietales y frontal, herida debajo de la acarda mandibular, contusiones en ambos parietales de la región cenital. Atemorizado por la muerte de la prostituta, telefoneó a dos compinches para descuartizar el cádaver con una sierra eléctrica y botar la cabeza, los brazos y una pierna en un contenedor de basura situado en la calle Albareda. El tronco y la otra pierna lo arrojaron en la calle López Socas.


No pertenece a la familia Fuentes pero está ligado a ella por sus amoríos con Teresita Fuentes Naranjo. ¿Qué pintaba un policía antidroga en una investigación por secuestro, asesinato y descuartizamiento? Dicha circunstancia constituyó un escándalo en su momento, así como su romance con la hija del cacique isleño mientras los policías andaban para fuera y para dentro en la mansión de Eufemiano Fuentes Díaz en Las Meleguinas (Santa Brígida). Dimes y diretes si la sedujo con fines prosaicos o si hubo amor de verdad. De aquella relación nació una hija cuando Teresita aún vivía con su esposo mexicano Carlos José de la Torre Ochoa. Actualmente José Manuel Ledesma de la Cruz es un próspero hacendado andaluz. Pero antes impartió clases de criminología en el Instituto Universitario de Criminología de la Universidad Complutense de Madrid, donde arribó (después de abandonar la policía) de la manita del catedrático Manuel Cobo del Rosal, abogado, entre otros artistas del crimen organizado, de los narcotraficantes gallegos José Ramón Prado Bugallo, alias Sito Miñanco; Manuel Charlín Gama; Laureano Oubiña Piñeiro, y del traficante internacional de armas Monzer al-Kassar, y del ex secretario de Estado de Seguridad Rafael Vera Fernández-Huidobro (condenado por un delito de secuestro ejecutado por los mercenarios parapoliciales del GAL y por malversación de los Fondos Reservados del Ministerio del Interior durante el gobierno de Mr. González Márquez, por cierto, cuyos honorarios sigue reclamando Manuel Cobo del Rosal), y del narcotraficante colombiano Jorge Luis Ochoa Vasquez (hoy convertido en un próspero hacendado en la región del Bajo Cauca antioqueño, zona de muerte y narcoparamilitarismo), y de Francisco Paesa Sánchez, agente de los servicios secretos españoles, "desaparecido" durante un tiempo porque Manuel Cobo del Rosal presentó un certificado falso de defunción para lograr el archivo de todos los casos judiciales pendientes de Paquito). Tremendo este abogado y catedrático Manuel Cobo del Rosal (hace un par de años colgó la toga).


El 1 de diciembre del 2012, la periodista Marisol Ayala Acosta, nombrada Hija Predilecta de Las Palmas de Gran Canaria por el Ayuntamiento presidido por Augusto Hidalgo Macario del PSOE, escribió un artículo sobre el asesino Eufemiano Fuentes Martínez, "Fani", preñado de ternura:

"Una serie de coincidencias me hicieron saber que Fani estaba en Las Palmas de Gran Canaria -en la actualidad cumple los tres años que le restan de condena en la prisión de Juan Grande pero ya disfruta de permisos- de manera que decidí localizarlo por las inmediaciones de su casa con el único fin de darle un abrazo (...).

"¿Cómo me ves?", me preguntó el jueves cogiéndome las manos. "Bien, Fanuco, todavía te pareces al Fani que tenía locas a todas las chicas". Y nos reímos. Fani tiene hoy 63 años, y ya es abuelo de mellizas a las que conocerá en breve" (...).

"¿Qué si yo maté a esa chica? ¡Por favor! No recuerdo ni haberla visto jamás. Nunca. ¿Qué pasó? No lo sé, lo cierto es que a estas alturas, con diez años de cárcel en mi espalda, ni miro atrás porque ha sido muy duro, mucho".

¡Perriodismo! ¡Qué asco!

ALCALDE DE LAS PALMAS CON LA HIJA PREDILECTA


____________________________________________________________


RAFAEL SÁNCHEZ ARMAS

AGENCIA BK DETECTIVES ASOCIADOS

AGENCIA BK DETECTIVES