CRÓNICAS DE RAFAEL SÁNCHEZ ARMAS

JESÚS DEL GRAN PODER CAPITOSTE DEL GRUPO PRISA
VEINTICINCO AÑOS DESPUÉS GÓMEZ DE LIAÑO PUEDE DERROTARLO

Ocurrió hace veinticinco años. Después vino la recusación, querella y condena. El magistrado Javier Gómez de Liaño y Botella salió de la carrera judicial presuntamente por haber cometido un delito de prevaricación contra Jesús de Polanco Gutiérrez y Juan Luis Cebrián Echarri. La sentencia de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo la firmaron los magistrados Gregorio García Ancos (alma mater de la posterior Asociación de Justicia para la Democracia donde ingresó con tanto acierto Victoria Rosell Aguilar) y Enrique Bacigalupo Zapater (cuyo hijo Mariano Bacigalupo Saggese, también argentino, está casado con la ministra Teresa Ribera Rodríguez) con el voto contrario de José Manuel Martínez-Pereda. Polanco, Garcia-Ancos y Bacigalupo están criando malvas; no así Gómez de Liaño, y sobre todo José Manuel Villarejo Pérez, comisario (r) del Cuerpo Nacional de Policía y considerado la "garganta profunda" de las cloacas del Estado; ora beneficiando a la derecha patriótica, ora a la izquierda falsaria. Aunque los presuntos delitos de estafa, falsedad en documento mercantil y apropiación indebida objeto de la querella interpuesta en 1997 por el caso Sogecable habrían prescrito, no sucede lo mismo con los posibles delitos de organización criminal y blanqueo de capitales por cuya razón es factible volver a investigar la causa.

Cuando la condena de Gómez de Liaño ya dejaba de ser un turbio recuerdo, el comisario retirado de la policía José Manuel Villarejo Pérez ha obligado a la Audiencia Nacional a reabrir el caso tras su denuncia sobre el cohecho presuntamente aceptado por Bacigalupo de 370.000 dólares de la época ingresados en dos partes por el Grupo Prisa (un emporio con tentáculos en Colombia, México, Chile, Brasil, EEUU, Argentina) en determinadas cuentas corrientes de Suiza y las Islas Antillas sometidas ahora a investigación por si la sentencia Número 2/1999 de la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo hubiera sido amañada.

Todo comenzó en 1997, cuando un grupo de abonados de Canal Plus Televisión (propiedad de la empresa Sogecable a su vez integrada en aquella época en el Grupo Prisa) denunció a la empresa por estafa, falsedad en documento mercantil y apropiación indebida de 23.000 millones de pesetas (actualmente unos 140 millones de euros). Los demandantes solicitaron como medidas cautelares la imposición de una fianza y meter provisionalmente en cana (talego, prisión) a Polanco y Cebrián.

Jesús del Gran Poder, empresario rico en tiempos de la Dictadura de Francisco Franco y empresario poderoso en la "consolidada democracia" española, montó en cólera. También Janli, como es conocido Juan Luis Cebrián Echarri, jefe de los servicios informativos de TVE en tiempo de "Paca la Culona" (como el teniente general Gonzalo Queipo de Llano y Sierra llamaba cariñosamente a Francisco Franco Bahamonde). El director del "diario independiente de la mañana" (ahora se llama global o algo parecido) recusó a Gómez de Liaño y el presidente del Grupo Prisa presentó una querella por prevaricación por las medidas dictadas por el titular del Juzgado de Instrucción Central Número 1 de la Audiencia Nacional obligándole a depositar una fianza de 200 millones de pesetas (algo más del 1 por ciento de la cantidad reclamada por los abonados de Canal Plus Televisión) y a no salir de España sin conocimiento del Juzgado.

Debido a la recusación de Javier Gómez de Liaño y Botella, las diligencias del caso Sogecable las asumió Baltasar Garzón Real, tiempo después descubierto en su doble juego. Mientras el proceso contra Gómez de Liaño continuaba su curso en el Tribunal Supremo, el caso Sogecable fue archivado sin tan siquiera la investigación del Ministerio Fiscal. No hubo caso Sogecable; sólo el caso de Gómez de Liaño, dentro y fuera de los estrados judiciales. El "diario independiente de la mañana" El Pais; Radio SER Caridad y Canal Plus Televisión emprendieron una brutal cacería mediática para asesinar civilmente a Javier Gómez de Liaño y Botella. No faltaron menciones a su familia.

Aunque la querella la interpusieron Polanco (presidente del Grupo Prisa) y Cebrián (consejero delegado), el abogado José Luis Rodríguez Menéndez se adhirió a la misma como acusación popular en nombre de una de sus tapaderas empresariales. Este sujeto filtró masivamente un vídeo porno del periodista Pedro José Ramírez Codina protagonizado con una mujer, Exuperancia Rapú Muebaque, contratada supuetamente por la mafia del GAL (banda parapolicial organizada por el PSOE para secuestrar y matar a gente de ETA) para desacreditar la información del periódico "El Mundo" sobre la guerra sucia del Estado. ¿Por qué lo hizo Rodríguez Menéndez? ¿Quizá en veganza por el allanamiento de su despacho ordenado por Gómez de Liaño a raíz de una denuncia vinculándolo con Exuperancia Rapú Muebaque y la mafia del GAL?

Cuando se corrió la noticia del vídeo en el Colegio de Periodistas de Cataluña en Barcelona yo estaba en la biblioteca. Varios periodistas comentaban entre risas el presunto contenido de la grabación. Se hizo un grupito y se dirigieron a una sala para visionarlo. Carmen no podrá desmentirme. En aquella época Pedro Jota estaba contra las cuerdas, prácticamente en capilla ardiente. Pero consiguió remontar vuelo y ahí sigue ahora del brazo de Cruz Sánchez de Lara Solórzano.

¿Por qué traicionó Baltasar Garzón Real a Gómez de Liaño? Primero quiso meter entre rejas a Felipe González Márquez, la supuesta X del GAL, tras dejarlo sin ministerio en el gobierno después de haberle ayudado a ganar las elecciones generales en 1994, y ahora caía rendido en las garras del Grupo Prisa. "La gente del Grupo Prisa conocía el débil talón de Garzón; sus delirios de grandeza con G de Garzón y su punto G de Gloria" (Javier Gómez de Liaño).

En 1998 sufrí varios contratiempos. Falleció mi madre; me separé de mi segunda mujer; el Padrino Jordi Pujol Soley ordenó echar a la Organización de Usuarios de la Justicia del Hotel d'Entitats La Pau por no soportar nuestra persistencia a la hora de hurgar en sus turbios negocios y Baltasar Garzón Real clausuró el periódico vasco EGIN, donde escribía desde 1995, y donde también lo hacía el magistrado Joaquín Navarro Estevan, a quien este ser abominable, Baltasar Garzón Real, señaló como colaborador de ETA según ha recordado Gómez de Liaño.

Ese año también conocí a Minerva Lara Batista, diplomática panameña de carrera. Me habló de la Ciudad del Saber, y la posibilidad de domiciliar allá el Centro Internacional de Criminologia, creado cuando las cosas empezaban a ponerse feas, sin remedio, en la "consolidada democracia" española. Mi pensamiento estuvo desde el principio en dar el salto a la otra orilla del Atlántico por cuya razón también registré la Agencia BK Detectives Asociados en Costa Rica (más tarde investigada en vano por los sabuesos del agregado del Ministerio del Interior en la Embadada de Venezuela donde por entoces ya hacía negocios presuntamente Raul Morodo Leoncio). Minerva terminó de convencerme. Crucé el "charco" a 12.000 metros de altura. En Tocumen la bola de calor me dejó para el arrastre. "¿Qué ha pasado aquí? ¿Algún incendio en las inmediaciones?". Minerva, respondió: "Pues hoy hace fresquito. Por estas tierras han pasado miles de compatriotas tuyos desde la época de la colonia; pocos regresaron con vida". ¡La madre que parió a las mosquitos panameñas! Me picaban todas y a todas horas.

Minerva me habló del presidente de honor de la Asociación Piltrafas de Huelva, Baltasar Garzón Real. Se lo presentaron en un acto oficial. Minerva es antiyanqui por los cuatro puntos cardinales desde la invasión de Panamá. "¿Por qué no ha procesado también a Kissinger en vez de conformarse con Pinochet, una pieza menor por ser un simple mandado?". El Piltrafa respondió con un mohín. "¿Qué te pareció Garzón?". "Un pavo real con voz de pito; un farsante". El Piltrafa sólo ha hecho carrera en Argentina; cuna de la milonga, milongo, milongue.

Con la noticia del supuesto cohecho de Enrique Bacigalupo Zapater he decidido repasar aquella historia. Lo he hecho de la mano (pluma, bolígrafo, lápiz o máquina de escribir) del propio Gómez de Liaño. He devorado "Pasos perdidos" (que no extraviados) y "Desde el banquillo" en un santiamén. Recomiendo su lectura sobre todo para quienes me acusaban de ser un extremista en materia de mafia político-judicial. Me quedé corto.

"Cuando estuve en el Consejo General del Poder Judicial me di cuenta que los hombres más hábiles y los expertos en fórmulas judiciales prefabricadas se consideraban los pontífices de la justicia y la equidad. Eran los únicos dignos de emitir un juicio certero sobre lo justo y lo bueno. El resto, aspirantes a una justicia de verdad, una panda de ciegos con espesas legañas de ignorancia o fundamentalismo".

"Por mucho que se empeñen los manipuladores de la verdad debemos reconocer que aún no ha llegado el tiempo de una justicia sin distinciones, prebendas ni privilegios".

"Los vocales del CGPJ somos marionetas de los contratistas de turno. Quien controla el CGPJ controla el Poder Judicial, porque, quiérase o no, el verdadero poder judicial reside en los cargos de libre designación de magistrados del Tribunal Supremo y presidentes de los Tribunales Superiores de Justicia y de las Audiencias Provinciales. No hay que engañarse. Los asuntos complejos, donde se ventilan no es en los juzgados de Primera Instancia, Instrucción o de lo Social; sino en los tribunales decisorios de los recursos o de los asuntos relacionados con personas o instituciones con privilegios procesales, y quienes cercan este poder, esos son los dueños del cotarro".

"Y yo, mentecato de mí, pensando en Bickel sobre que el poder judicial era lo más extraordinario que se había conocido nunca (...). Es la descripción de lo que vi y que actualmente continúa viéndose hasta que se produzca una verdadera revolución en bloque de la ciudadanía, porque los jueces nunca la haremos por nuestra cuenta".

"Recuerden que la ley la hace el patrón; no sus obreros. A los jueces los nombran quien manda; no los empleados".

"A un magistrado de la Audiencia Nacional le oí decir bastantes veces que los jueces no debían proceder contra ningún poderoso porque el poder es cosa de mafiosos. Y las mafias tienen leyes, y que un juez que metiera las narices en la corrupción de la política o de los negocios se jugaba no sólo su prestigio, sino muy posiblemente hasta su carrera, si no su propia vida".

"El Poder Judicial independiente no existe ni ha existido nunca en ninguna parte del mundo porque el verdadero poder lo tienen los dueños del dinero".

"La designación de jueces a la carta desde los partidos políticos me parecía una actuación oligárquica. Ver, por ejemplo, a magistrados antaño modélicos combatientes por la democracia en la justicia prestarse a hacer realidad las apetencias judiciales de los políticos es desolador. Triste, muy triste".

"La primera impresión que tuve del asunto es que se trataba de una cuestión de gran complejidad judicial. La denuncia y la posterior querella y los documentos aportados, sobre todo un informe técnico elaborado por expertos y del que se dijo que previamente lo conoció un secretario de Estado, resaltaba que la sociedad Canal Plus Televisión había usado los depósitos de sus abonados para financiarse y repartir dividendos, a pesar de que la ley obligaba a conservarlos. También se decía que el gobierno concedió esa cadena de televisión al grupo de comunicación Prisa, cuyos propietarios eran amigos íntimos de ese gobierno. Más tarde a ese ministro del gobierno del PSOE lo nombraron miembro del consejo de administración de la empresa. Los empresarios eran Jesús de Polanco Gutiérrez (fallecido) y Juan Luis Cebrián Echarre (aún vivo). El ministro se trataba de Jorge Semprún Maura (fallecido). Se denunciaba que ese ministro había hecho el favor y luego se le recompensó con un empleo (...). El primer día que compareció en el Juzgado para recibir la querella y ser instruido de sus derechos, Juan Luis Cebrián quiso transmitirme que él no era como los demás que habían pasado por mi despacho. Yo no iba a acusarlo de nada. Se trataba de algo tan sencillo como informarle de los hechos que se le imputaban y de los derechos que la ley le concedia (...). Incluso se resistió a tomar asiento quizá para no sentarse en la misma silla donde los demás comparecientes (...). ¿Quién era yo, un funcionario común, con vida y nómina sencillas, dedicado a escribir aburridas sentencias y autos, para citar a un empresario, ex director del principal diario del país, banquero, editorialista de ilimitada capacidad de influencia, hombre de agitada vida social y formidable posición económica? ¿Quién era ese juez que le ofreció una silla desvencijada a quien estaba destinado a ocupar un sillón en la Real Academia Española en reconocimiento a su obra literaria? (...). A principios de marzo de 1997 la instrucción de la causa había dado sus primeros pasos: admisión de la querella a trámite; declaración del secreto de las actuaciones a instancia del fiscal; solicitud al Ministerio de Hacienda de sendos peritos y hacer lo mismo en la Secretaría de Estado de Seguridad para que nombraran a dos expertos en delincuencia organizada; denegar la petición de cárcel para Polanco y Cebrián e imposición de la obligación de comunicar al Juzgado cualquier viaje fuera de España (...). Pese a la moderación de las medidas cautelares , muy pronto, "El País", la Cadena SER y Canal Plus Televisión, auxiliados por otros medios de comunicación afines, se lanzaron contra mi vida privada y contra mi familia. Una campaña de hostigamiento y ridiculización grosera, brutal. Estaban dispuestos a arrasar con mi presente, mi pasado y mi futuro".

El 15 de junio de 1998, archivado definitivamente el caso Sogecable, el noticiario de Canal Plus Televisión anunció el procesamiento de Javier Gómez de Liaño. Todo iba a pedir de boca del Grupo Prisa. El 16 de octubre se celebró la vista del recurso y un mes después el Tribunal Supremo resolvió la petición del magistrado de la Audiencia Nacional. La Sala Segunda confirmó el procesamiento y señaló el camino del matadero. El 3 de febrero de 1999 tuvo lugar el juicio oral. Un poco antes, en las postrimerías de 1998, Gómez de Liaño empezó a escribir "Desde el banquillo" una especie de diario a saltos entre semanas y quincenas. A pesar de haber nacido tierra adentro, lejos de la costa gallega, en vez de diario lo llamó "cuaderno de bitácora". El último capítulo lo escribió entre Canarias, donde en ese momento veraneaba (en diciembre se puede hacer en las templadas playas del "Jardín de las Hespérides" donde los antiguos griegos situaban el paraíso, hoy convertido en un infierno de hoteles, carreteras y millones de turistas depredadores con la complicidad de los caciques locales, todos enjuiciables con efecto reactivo por crímenes de lesa naturaleza, y Las Palmas de Gran Canaria capital de la narcoprostitución tolerada por las "autoridades competentes", salvo en las zonas donde viven las autoridades competentes), y Madrid. El capítulo "Últimas palabras" tiene fecha de 28 de diciembre de 1999, efeméride de los Santos Inocentes. Tomasa nació un día antes. Los padres (ninguna madre) de la Constitución Española estuvieron a punto de fijar el parto el 28 de diciembre, pero uno de ellos, muerto de risa, dicen que dijo: "Señores, seamos serios, que con el Estado de Derecho no se juega".

El 28 de diciembre, pero de 1998, Gómez de Liaño escribió el primer capítulo de la obra "Desde el banquillo" titulado "Recado de escribir". Así hasta 88 capítulos más tocando varios palos hasta llegar al día del juicio final. El capítulo "Perfiles judiciales" me llamó la atención poderosamente. Ningún juez en ejercicio; ningún estudiante de derecho; ningún investigador antimafia; ningún periodista incluso allende los mares debe dejarlo de leer. ¡Sublime! Más abajo le he dedicado unas palabras por haber sido yo tentado para ingresar a dedo en la Administración de Justicia hace unos treinta años durante el "fragor" de la Organización de Usuarios de la Justicia. Pero antes veamos brevemente otros capítulos:

5 de febrero de 1999: "La suerte está echada". No tengo ninguna esperanza en el resultado del juicio; bueno, sólo una: ser condenado ( ). Pronto me sentaré en el banquillo con el convencimiento de no ir a un juicio, sino a una ejecución. Pura matemática; admito apuestas (...). No hay que creer que todo sea verdad; hay que creer que todo es necesario. Una opinión desoladora porque la injusticia se convierte en el orden universal.

8 de febrero de 1999: "Glosa de un juez extremeño". Marino Barbero Santos es catedrático de Derecho Penal. Menudo, pero implacable. Inteligente y trabajador. Siendo magistrado del Tribunal Supremo instruyó el caso Filesa, la financiación ilegal del PSOE cuando Felipe González Márquez ocupaba la secretaría general (...). Se convirtió en un apestado y empezó la brutal campaña encaminada a degollar por partida doble, al juez y al hombre, para entregarle la cabeza a los mandamases (...). Harto de soportar lo insoportable renunció a la carrera judicial. Me dijo: "Javier, me estoy muriendo a chorros".

25 de febrero de 1999: "Temores de parcialidad". En nuestra opinión, la posible conexión del magistrado Bacigalupo con el abogado de los querellantes y su implicación en el caso Sogecable, sin duda evidencia no sólo una falta de imparcialidad, sino la voluntad de perseguirme hasta lograr mi condena".

3 de marzo de 1999: "Náusea". Baltasar Garzón, ese hombre que se cree la justicia hecha carne, es todo lo contrario. Es un verdadero peligro para la justicia (...). Lo que hizo conmigo, mal estuvo, pero acusar a Joaquín Navarro Estevan (en otros tiempo su tutor en derecho) de colaborar con ETA es tan abominable que nadie podrá jamás perdonarle.

21 de mayo de 1999: "Cuotas y cupos". Otro factor que ha ayudado a que el CGPJ sea una institución de muy escasa estima y pobre consideración es la incapacidad e ignorancia de muchos vocales para dirigir el poder judicial honradamente (...). Uno de los peores males; mejor dicho, quizá una enfermedad desde su constitución es la forma de nombrar los puestos claves de la Administración de Justicia: magistrados del Tribunal Supremo y presidencias del resto de tribunales, desde el amiguismo, el partidismo, el asociacionismo, y en definitiva, el nepotismo que ha permitido encumbrar a verdaderas nulidades capaces de silenciar a jueces que han empeñado su vida en la mesa del despacho.

20 de junio de 1999: "Con la independencia a cuestas". ¿Qué es lo más opuesto a la independencia? La sumisión y la mansedumbre, sobre todo cuando se hace de forma voluntaria. Esclavos del miedo; sumisos por miedo. Cautivos de una ideología y dóciles con las consignas de otros por miedo o por estómago.

13 de septiembre de 1999: "Otro año judicial". Cuando el verano está próximo a echar el cierre, comienza un nuevo año judicial. El Rey lo inaugurará después que el Fiscal General del Estado lea la Memoria Anual y que el bipresidente del CGPJ y del Tribunal Supremo pronuncie el discurso de rigor (...). Se celebra desde 1870. Nunca se han pronunciado palabras decepcionadas ni pesimistas. Tengo la colección completa e incluso he asistido en una docena de ocasiones a la apertura de los tribunales. Jamás escuché nada contra una justicia que se arrastra como una empresa en suspensión de pagos, casi en la quiebra. ¿Y esto por culpa de quién? Por la de todos, empezando por quienes realzan tan solemne acto (...). La Administración de Justicia cuanto peor funcione, sin control, menos problemas para los responsables politico-judiciales, y por consiguiente más libertad de acción y mayores posibilidades de abuso y fechorías.

7 de octubre de 1999: "Malas noticias". Se confirmó el pronóstico y gané la apuesta. He sido condenado por Gregorio García Ancos y Enrique Bacigalupo y con el voto contrario de Martínez Pereda (...). Me he sentado a escuchar el fallo con la sensación de que no estaba en una sala de justicia; sino en un matadero esperando que algún matarife me apuntillara y despiezara. Multa y quince años de imhabilitación.

4 de noviembre de 1999: "En la calle". Ayer el CGPJ ejecutó la sentencia. Nada me ha quedado. Ni sueldo ni trienios ni beneficios de la Mutualidad Judicial tras haber cotizado veinticinco años. Ni derecho a un empleo o cargo público. Ni siquiera Seguridad Social (...). Pienso que la batidora de la historia lo triturará todo y que estos canallas morirán ahogados en sus propios excrementos.

Con fecha 28 de agosto de 1999, después de varios días sin escribir ni una coma, Gómez de Liaño abrió el "cuaderno de bitácora y publicó el capítulo "Perfiles judiciales" (175 preguntas):

Hace unos meses la idea me ronda la cabeza. Se trata de elaborar un cuestionario voluntario para jueces españoles acorde con su derecho constitucional a la intimidad. Una especie de base de datos para ser consultada en caso de quejas de abogados y procuradores. Contenido:

Nombre y apellidos. Nombre y apellidos de sus padres. ¿Está bautizado o es infiel? Peso y estatura. ¿Hizo la mili o se libró por excedente de cupo? ¿Se le conoce por algún apodo? ¿Está casado, soltero, viudo o tiene compañera sentimental? Esto debe servir tanto para hombres como mujeres y heterosexuales, homosexuales o bisexuales. ¿Qué le parece la mujer en la judicatura? ¿Usted dice juez o jueza? ¿Testigo o testiga? ¿Españoles y españolas; trabajadores y trabajadoras; pasajeros y pasajeras? ¿Lee periódicos? ¿Ha oído hablar de Javier Pradera? ¿Y del académico don Juan Luis Cebrián y su alma gemela? ¿Sabe usted si a Juan Luis Cebrián lo nombró Carlos Arias Navarro jefe de los servicios informativos de TVE con tareas más policiales que periodísticas? ¿Qué prefiere la fama o la popularidad? ¿Qué le parecería alternar su profesión de juez con la de bailarín de coros y danzas o con la de torero? ¿Qué le apetece más el prestigio o la gloria? ¿Prefiere la discreción del despacho o tirarse desde un helicóptero? ¿Prefiere la independencia judicial o la sumisión? ¿Cómo juez se considera libre, manso, esclavo, independiente? ¿Cuál es el límite de la independencia judicial? ¿Y el de la mansedumbre? ¿Se atrevería a investigar a Jesús Polanco después de lo que le ha pasado a su colega Gómez de Liaño? ¿Qué siente por los jueces vendidos? ¿Dónde sitúa la frontera de la indignidad de los jueces? ¿Dónde cree que comienza la corrupción de un juez, aunque sea del Tribunal Supremo? ¿Si conociera el caso de algún juez vendido lo denunciaría en el juzgado de guardia más cercano? ¿Tiene usted condecoraciones? ¿Todas por méritos propios? ¿Tiene aficiones cinegéticas? ¿Distingue un faisán de un bacigalupín? ¿Qué considera más importante el trabajo de juez o el sueldo? ¿En su juzgado todos los imputados, acusados, demandantes y demandados se sientan en la misma silla? ¿Un juez debe juzgar a otro juez? ¿Qué prefiere el jurado puro, el escabinad o mixto o sólo los tribunales compuestos por jueces profesionales? ¿Qué le parecen los GAL? ¿Puede definir el CGPJ? ¿A quién sentaría en la mesa? ¿A un vocal riguroso e independiente; a uno completamente ignorante siervo de su amo o a quien pudiera ayudarte para ser magistrado del Tribunal Supremo o presidente de una Audiencia Provincial? ¿Le gusta la política? ¿Tendría una aventura o escarceo político como el señor Garzón? ¿Qué opina de los jueces estrellas? ¿Cuando sea mayor le gustaría ser Garzón? ¿Estaría dispuesto a instruir el caso Sogecable-2? ¿Conoce algún caso archivado antes de practicarse las diligencias solicitadas por el fiscal? ¿Qué le parece el principio de dependencia jerárquica del Ministerio Fiscal? ¿Qué fórmula tiene para nombrar al Fiscal General del Estado? ¿Puede decir por riguroso orden de desprecio el nombre de los cinco peores magistrados de España en el siglo XX, incluso los importados, también desde Argentina? ¿Quién le parece más prevaricador? ¿El juez que investiga a unos señores muy ricos y poderosos o los magistrados que condenaron a ese juez por prevaricación? ¿Cree usted en la injusticia? ¿Prefiere la justicia en caliente, en frío o templada? ¿Qué siente ante la injusticia? ¿Cómo le gustaría morirse? ¿Tendría valor para suicidarse?

¿Por qué quiero contestar parte del cuestionario propuesto por Gómez de Liaño si no soy juez por la gracia de Dios? Sin embargo me tentaron hace treinta años, siendo yo presidente de la Organización de Usuarios de la Justicia, para formar parte de la "familia" judicial por libre designación. Me citó en su despacho un magistrado del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña. Por esa época la organización se había convertido en un quebradero de cabeza para la mafia político-judicial en Barcelona y parte del "extranjero" patrio (Madrid, Valencia, Pais Vasco). De todas partes llegaban a la organización quejas y denuncias sobre jueces y abogados. No dábamos abasto ni los tribunales y juzgados de media España tampoco a responder a nuestra "insolencia" de meter el hocico en sus asuntos.

Empezamos hablando de fútbol y terminamos con la propuesta del señor magistrado: "Usted es una persona valiosa y donde mejor podría desempeñar la función de control popular sería desde dentro de la Administración de Justicia". ¿No habría trampa en la propuesta si la misma me obligaba a renunciar a la Organización de Usuarios de la Justicia? ¿Y desandar el camino andado traicionando a tanta gente como me acompañó en los primeros momentos? ¿Y si la propuesta en realidad se trataba de una artimaña para ajustarme las cuentas una vez dentro de la Administración de Justicia amañando cualquier excusa para abrirme un expediente disciplinario o penal y pasear mi cabeza públicamente como un "cazador" (oportunista) cazado? Me hubiera gustado ser profesor de Victoria Rosell Aguilar, que por aquella época andaba memorizando leyes, decretos, reglamentos para ingresar en la Escuela Judicial (una fábrica de hacer jueces como churros) y terminar en Las Palmas de Gran Canaria como ha terminado. Pero rechacé la proposición del magistrado y Vicky la Sandinista se quedó sin mi cátedra. Tiempo después aquel magistrado tomó posesión como director de la Escuela Judicial en Barcelona, tras cincuenta y tres años radicada en Madrid, desde su fundación en 1944, como Escuela Judicial Española.

¿Haber sido propuesto para formar parte de la "familia" judicial no me confiere el derecho de participar en el cuestionario de Gómez de Liaño? Con la venia, me adjudico toda la legitimidad encuestadora. Empecemos.

Nombre y apellidos de sus padres.

Juana Sánchez Armas y Rafael Tarajano Barrera. Efectivamente soy hijo de madre soltera; madres solteras españolas ofendidas por el "juez sidoso" Antonio Martín Ferradal. La revelación del nombre de mis padres la han utilizado los asesinos morales del terrorrismo paraubista con la vana ilusión de ponerme de hinojos por mi testimonio sobre los vínculos criminales de Álvaro Uribe Vélez desde su más tierna infancia. Tanto a mi madre como a mi padre, los secuaces del terrorista informático Carlos Arturo Escobar Marín, a sueldo del matarife Álvaro Uribe Vélez, le han abierto múltiples perfiles denigratorios en las redes sociales. Ya están más calmaditos desde su identificación, localización y registro en la lista de espera por si llegaran tiempos propicios... Nombres de sus familiares más cercanos, domicilios particulares, también empresas, organismos y universidades donde estudian y trabajan. Una bonita colección de datos. En España tienen vínculos con entusiastas criminales patrios. Ay, si las circunstancias dieran un vuelco. Todos están a punto de caramelo. Ni olvido ni perdón.

No sólo intentó cooptarme la "familia" judicial como ya expliqué más arriba, sino que también lo pretendió la famiglia catalanista de la corrupción a manos llenas, y de ahí las posteriores consecuencias tras desbaratar yo sus planes en el Ayuntamiento de Barcelona. Sucedió en pleno "apogeo" de la Organización de Usuarios de la Justicia. Mejor tenerme atado que suelto dando mordiscos a diestra y siniestra. El presidente de la Federación de Vecinos de Barcelona bajo control de CIU me propuso la vocalía de Justicia de la Federación porque deseaba vivir a costa del Concejo Municipal de Barcelona como miembro de una futura "plataforma de izquierda socialista independiente". Y contaba conque yo fuera uno de sus apoyos por ser de izquierda, dispuesto según parece, a venderme a un proyecto de la derecha formando parte de esa plataforma "desengañada" del PSC-PSOE. La plataforma se presentaba a las elecciones, ganaba un concejal o dos, y después tracionaba "pragmáticamente" a su electorado de izquierda formando piña con la derecha catalanista para desbancar a los socialistas de la Alcaldía de Barcelona. Me dijo que el plan formaba parte de la estrategia del Grupo Municipal de CIU, en ese momento liderado por el más tarde Molt Honorable President Artur Mas i Gavarró. El dinero para financiar el proyecto nos lo iban a entregar a varias onejé (je je) de "confianza" (un montón en lista de espera) en forma de subvención para no levantar sospecha. Y como el control de las subvenciones estaba en manos de la Generalitat de Catalunya, aquí paz y en el cielo gloria bendita. ¡Pero se rompió el amor! Y hasta una damisela en el Hotel d'Entitats La Pau (dependiente de la Generalitat de Catalunya en ese momento presidida por el Padrino Jordi Pujol Soley, uno de cuyos abogados en el caso Banca Catalana Joan Pique Vidal años más tarde cayó bajo las garras de la justicia por sus vínculos con el Cartel de Sinaloa) me devolvió con mala educación unas seductoras bragas de color negro de encajes que yo le había regalado, celosa porque se enteró de mis idas y venidas a la montaña de Montjuich con la secretaria del señor presidente de la Federación de Vecinos Pujolista donde conversábamos en su automóvil de asientos reclinables. No lo hizo en privado, sino en uno de los pasillos del Hotel de los Líos, delante de todo el mundo. También estaba felizmene casada. Más información sobre la trama mafiosa catalana y sus ratas mediáticas; a veces encubridoras por acción desinformativa (ocultación, censura, manipulación) y a veces por omisión de la información. Las dos caras de la misma moneda goeebeliana. Matones de tinta a sueldo ahora presuntamente críticos con la corrupción de entonces.

¿Está bautizado o es infiel?

Bautizado sin mi permiso porque apenas contaba un mes de vida cuando me echaron una palanga de agua bendita por la cabeza. Pero no dio fruto porque desde muy joven soy ateo por culpa de la razón y la neurociencia: el cerebro humano es el dueño absoluto de todas las ideas y creencias de curas, monjas y devotos; tirios y troyanos; banqueros y harapientos; Victoria Rosell y Juana Rivas; moros, buditas y cristianos; ministros y ladrones; jueces salidos del tiesto y defensores de la justicia; Putin y Jiménez Losantos; progrelistos y ratas mediáticas; remilgados y comechochos; mujeres guerreras en la ciencia, en la milicia, en la meritocracia, y "feministas" escalando posiciones en la política a costa de haberse dejado las rodillas en los retretes de la universidad; reyes y lacayos sumisos; feminazis y planchabragas con badajo. Sin cerebro humano no hay alma como tampoco hay informática si el cerebro electrónico carece de la Unidad Central de Procesamiento. Dios es una entelequia de las "sagradas escrituras" de judíos, cristianos y musulmanes. ¿Tiene alma un discapacitado de nacimiento?

¿Hizo la mili o se libró por excedente de cupo?

Ni una cosa ni la otra. No tengo nada contra las armas (como mi segundo apellido indica) ni contra la milicia; es más, soy partidario del servicio militar obligatorio en vez de contratar mercenarios extranjeros sin ideales patrios salvo la obtención de la nacionalidad como sucede en EEUU y buena parte de la Europa Occidental. Pero mi madre siempre me contó su experiencia cuando yo, un gorgojo de meses, necesitaba un segundo biberón porque con uno sólo no dejaba de protestar. Mi madre, una humilde costurera de la posguerra, sin un marido pantalla, tocó en la puerta de Auxilio Social, creado por la Sección Femenina de la Falange Española, donde ella, paradójicamente, militó convencida tiempo atrás, como también hizo el "poeta del pueblo" Agustín Millares Sall, secretario de Prensa de la Falange Española en Canarias durante el Alzamiento Militar de 1936, dato, "prudentemente" ocultado a las nuevas generaciones por los "intelectuales" y periodistas de la izquierda falsaria canaria tipo César Rodríguez Placeres, alias Cebolleta, el payaso de invierno a verano siempre con la misma rebeca. No la atendieron porque las madres solteras atentaban contra Dios y las buenas costumbre. "Si mi hijo no tiene derechos mañana tampoco podrá tener obligaciones. Como yo pueda no hará el servicio militar". Siempre me recordó ese pasaje de nuestra vida, aun cuando ensalzaba la figura de José Antonio Primo de Rivera; de Franco hechó peste hasta el día de su partida definitiva. ¡Casos y cosas de la gente común en aquellos tiempos! ¿Qué hice entoces para eludir el servicio militar obligatorio? Inicialmente, por mi vocación de piloto de aviones, pensé ingresar en el Ejército del Aire. Cuatro años me facultaba para dar el salto a la aviación comercial sin apenas gastar un duro como pasaba con quienes se formaban en escuelas privadas. Pero la visión debe ser PERFECTA para tripular un avión, y yo aún tenía la vista graduada por astigmatismo aunque no recuerdo verme nunca con gafas en aquella época; sólo de niño porque si no mi madre me calentaba las posaderas. Poco después el Ejército de Tierra me llamó a filas a la edad de 17 primaveras. Me midieron en la Caja de Reclutas de la calle Reyes Católicos y a esperar la movilización para "hacerme un hombre de provecho" durante 18 meses sin cobrar ni un duro y aguantando quién sabe a cuántos cabrones. ¿Un hombre yo que empezó a trabajar a los nueve años? Además ni me iban a enseñar a disparar porque ya usaba los domingo una Browning de 9 mm Parabellum. En la empresa de ultramarinos donde trabajaba desde la edad de catorce años, en la calle Buenos Aires, número 3, en Las Palmas de Gran Canaria, donde vivió Juan Negrín López, llamado a ser Premio Nobel de Medicina como su profesor Santiago Ramón y Cajal (a la edad de veinte años ya se había doctorado en Alemania en Química y Medicina), pero su paso por la política, donde llegó a ocupar la Jefatura del Gobierno de España con el PSOE, desbarató cualquier posibilidad "vencido y derrotado el Ejército Rojo"), consiguió una representación para vender carabinas inglesas. Un teniente de Artillería frecuentaba la empresa. Un día, ni corto ni perezoso, le dije: "Teniente ¿yo podría ir al campo de tiro de La Isleta?". Por supuesto, me apadrinó, y cada domingo, en mi propia compañía o de otros amigos por turnos, me presentaba en la Base Militar del Ejército de Tierra. Los militares me prestaban el pistolón y yo ponía los cartuchos. Hasta dos cajas vaciaba cada domingo. ¡Cómo disfrutaba! Sin embargo no fui una persona agradecida. Yo andaba pidiendo aplazamiento tras aplazamiento para no vestirme de caqui. ¡Y en esto que apareció la futura madre de mis hijas! Ahora menos quería hacer el servicio militar. Legalmente no podía casarme estando yo en trámites dilatorios con el Ejército. ¿Qué hice, compadre? Falsifique una fé de solteria y la adjunté a un monton de papeles truchos (como dicen los argentinos), y coló. Si me llegan a descubrir ya ni Ejército del Aire ni Ejército de Tierra, sino la Marina de Guerra porque yo estaba estudiando para marino mercante. ¡Veinticuatro meses de servicio a la patria! Por fortuna no me descubrieron. Lo hice yo años después, cuando escribí un libro, en 1985. Mi madre, asustada, me dijo: "¡Ay, Falito (así me llamaba; en el barrio los niños me decían Falo, y mi hermana, cuatro años más chica, como no atinaba con las palabras, me bautizó Fallo, y Fallo me quedé), que te van a meter en la cárcel". Le expliqué a mi madre que el delito de falsedad en documento ya había prescrito y que el tope para obtener la licencia absoluta estaba fijado en 36 años. Ni por falsificación ni por cojones me iban a mandar a desfilar: ¡Un, dos, papa y arroz!

¿Qué le parece la mujer en la judicatura?

Si no me pregunta por Victoria Rosell Aguilar o aquella jueza de las providencias de relleno en el Juzgado de Instrucción número 5 de Granollers no tengo ninguna objeción. Es más, me enamoran las juezas como Mercedes Alaya Rodríguez. Empuñó el mazo en Andalucía y ha machucado por completo a la Mafia del PSOE.

¿Usted dice españoles y españolas; trabajadores y trabajadoras; pasajeros y pasajeras?

¡Nunca! No discrimino a nadie, y además esta prohibido por Tomasa (leáse Constitución Española). Yo digo españoles, españolas y españolos; trabajadores, trabajadoras y trabajadoros; pasajeros, pasajeras y pasajeres.

¿Lee periódicos?

Si no machan y son gratis, por supuesto.

¿Un juez debe juzgar a otro juez?

Jamás porque lo sucedido con Gómez de Liaño es muy raro. Los jueces deben ser juzgados por quienes le pagan el sueldo, y estos son los ciudadanos. Nada de justicia corporativa (hoy por ti y mañana por mí, y la casa sin barrer). El Jurado Popular es la expresión máxima de la soberanía, la democracia y la justicia.

¿Qué le parecen los GAL?

Hablar yo del Partido del GAL a mi regreso a Gran Canaria, donde nació el guerrero Doramas (mancillada hoy su memoria por una caterva de fracotes kakanarios y godófilos de mierda) y bolivarianos como José Luis Cabrera Charbonier, provocó un intento de cacería por parte de un supuesto "estado mayor" en la sombra a petición de Anacleto (presunto chivato de la Jefatura Superior de la Policía en Canarias según ha denunciado reiteradamente el ex socio y amigo de Carlos Sosa Báez, el periodista Francisco Javier Chavanel Seoane). La jueza estrella Victoria Rosell Aguilar fue designada para darme un escarmiento. Nunca lo hubiera intentado de haber sido yo su profesor en la Escuela Judicial de Barcelona como más arriba expliqué. Soñará conmigo durante mucho tiempo. Momo hará lo propio con Ángel Acebes.

¿Puede definir el CGPJ?

Mejor lo hago con palabras del magistrado Joaquín Navarro Estevan: "En medio de los escándalos de corrupción y crímenes de Estado, el CGPJ (entonces presidido por Don Pascualone Sala) no sólo actuó como espectador, sino como pieza beligerante en defensa del felipismo en el poder y contra la justicia".

¿Qué fórmula tiene para nombrar al Fiscal General del Estado?

Democracia directa. Que el pueblo soberano decida en unas elecciones públicas y transparentes. Que no vuelva a suceder algo tan abominable como que Lola Lolita Lola, después de hacerse público el contenido de varias grabaciones junto a Baltasar Garzón y el comisario retirado del CNP José Manuel Villarejo Pérez, haya sido nombrada Fiscal General del Estado. "Extorsión vaginal" (dijo Villarejo). "Éxito seguro" (respondió Dolores Delgado).

¿Cómo le gustaría morirse?

En brazos de una mujer sin distinción de raza, edad o tamaño de las pantorrillas. Qué bonitas son las mujeres en falda, pantalón o tanga y sin embargo qué perra tiene Belarra Jomeini con la belleza, incluso de las petristas.

"La igualdad como principio; la desigualdad como sistema. El fuero como norma y la inmunidad como fin. La impunidad del poder en medio de grandes protestas de seguridad y democracia (...). El "príncipe" es inviolable. No responde como los dioses. El poder judicial no pasa de ser un subpoder. Juzga y ejecuta lo juzgado siempre que no invada la justicia de palacio o no toque el corazón del sistema (...). La justicia de excepción prescinde de la razón jurídica, pero no de la apariencia de justicia para crear un derecho penal, procesal y penitenciario al servicio de la razón de Estado. Se trata de la justicia del príncipe (...). La lucha por el derecho es la mejor garantía de la democracia cuando es colectiva. Se produce nuevas formas de contrapoder. Cuanto más cerca no esté el contrapoder (o Poder Ciudadano) del pueblo soberano, más lejos estará el poder judicial de la manipulación del poder político (...). Entre la libertad y el establo de la sumisión judicial hay una enorme distancia ética, estética y dietética, pero se reduce a extremos insospechados cuando por mor del cálculo de la jerarquía y la servidumbre, se entra en el circuito de la justicia estabulada" (Javier Gómez de Liaño).

Para comprender en toda su dimension el caso Sogecable es conveniente leer los siguientes capítulos de "Palacio de injusticia":

"La justicia que complace al Príncipe".

"El reparto del botín en el Consejo General del Poder Judicial".

"Un episodio de la justicia del Príncipe: El caso Sogecable".

"La justicia del Príncipe se acerca a la cima: Recusación de Javier Gómez de Liaño".

"La justicia del Príncipe llega al orgasmo: Causa especial ante el Tribunal Supremo".

JUSTICIA OH BELLA DAMA

GRUPO PRISA


____________________________________________________________


RAFAEL SÁNCHEZ ARMAS

AGENCIA BK DETECTIVES ASOCIADOS

AGENCIA BK DETECTIVES